You are here

3 Maneras de Incorporar Compasión a su Práctica de Yoga

El yoga y el servicio al prójimo son dos actividades populares. Sin embargo, la mayoría de las personas ignora cuánto tienen en común. Ambas actividades enriquecen su vida, le conectan con la comunidad, le ayudan a conocer nuevos amigos, y propician el aprendizaje de nuevas ideas que pueden ejercer un impacto positivo en su visión del mundo. Combinarlas es natural, y le ayudan a usted y a sus comunidades a fortalecerse juntos.

Retribuir no consiste únicamente en lo que otros reciben. Varios estudios han revelado que la filantropía y el servicio iluminan los centros de placer del cerebro. Cuando se ayuda a otra persona surge alegría naturalmente. Como seres humanos, la conexión es vital y la forma más sencilla de hacer esa conexión es servir al prójimo.

Cuando servimos a los demás, nos olvidamos por un rato nuestros propios asuntos, y trabajamos por un objetivo común mayor que nosotros mismos. En la práctica del Yoga Kundalini, esto conduce al estado de shuniya, o sea, la eliminación de los objetivos enfocados en el ego, para reemplazarlos por la compasión, el amor y el sentido de pertenencia.

Para disfrutar de los incontables beneficios del shuniya, incorpore más compasión a su práctica del yoga con estos tres consejos:

1: Ayudar a que otras personas disfruten los beneficios del yoga

Muchas personas no han tenido la oportunidad de beneficiarse con el yoga. Sin embargo, son precisamente las que más los aprovecharían, como es el caso de veteranos, prisioneros y jóvenes en peligro. Gran parte de esas personas se sienten alejadas de sus comunidades, o han sufrido un trauma en alguna etapa de sus vidas. El yoga puede traerles un sentido de paz.

El yoga demuestra a personas de todas las razas, religiones y procedencias sociales, que existe una igualdad subyacente entre los seres humanos. Cuando estamos en la esterilla, todos somos lo mismo. El Yoga Kundalini contribuye a proporcionar calma y conectividad en forma simple pero profunda. Si usted es maestro certificado, use sus destrezas para hacer trabajo voluntario en organizaciones sin fines de lucro y otros grupos comunitarios. Si no lo es, considere invitar a amigos y familiares a participar en una clase presencial o virtual. Otra forma de transmitir alegría es dar certificados de regalo para clases de yoga a sus seres queridos, o donarlos a diversas organizaciones.

2: Incorpore el yoga kundalini y el karma yoga a su vida

El Karma yoga es una de las 22 formas del yoga antiguo, y forma parte del Yoga Kundalini. También es conocido como “el yoga de la acción sin ego”. El Karma yoga transforma la acción ordinaria en una experiencia de lo Divino. El objetivo es actuar sin ego, eliminando de su ser la tensión y la expectativa. De hecho, el Karma yoga no está considerado como “trabajo”, sino como una expresión alegre de gratitud y acción compasiva.

Usted puede transformar su actitud aplicando la concientización del Karma yoga a su actividad cotidiana. Independientemente de que esté cuidando a sus hijos o haciendo las tareas domésticas, es importante incorporar intención consciente a todas sus acciones, y estar firmemente presente en el ahora. Enfóquese en su respiración, y otórgueles propósito a sus acciones. Estas últimas, aunque sean pequeñas, enriquecerán su propia vida y las de quienes le rodean.

3: Apoye al mundo con seva

El término Seva significa servicio altruista, un trabajo hermoso hecho desde el corazón, sin ninguna intención de recibir premio ni ganancia alguna. Seva adopta muchas formas, desde el trabajo voluntario en proyectos comunitarios, hasta limpiar en silencio un espacio sagrado. Incluso puede ser tan personal como escuchar a alguien con problemas, darle apoyo a un amigo, o permitir que su presencia ayude a aliviar el dolor de una persona.

Una de las formas más públicas de practicar seva es por medio del langar, la tradición sij de servir comida gratis al hambriento, independientemente de su religión, género, estatus económico o procedencia étnica. La comida es una necesidad que todos compartimos. Preparar y ofrecer alimentos sin esperar retribución ni reconocimiento es puro seva. La clave es enfocarse en alguien o algo fuera de uno mismo, prestando un servicio que no pide nada a cambio, ni siquiera reconocimiento.

Mediante la adopción de estas prácticas altruistas, encontrará un sentido más profundo de propósito y plenitud, que pueden aportarles alegría a todos los aspectos de su vida. Haga clic aquí para leer sobre los Luminarios 3HO, practicantes del yoga al servicio del mundo. Para tener acceso a más información acerca de cómo incorporar la compasión a su práctica del yoga, visite los sitios web www.3ho.org y kundaliniresearchinstitute.org.